Contribución de las TIC a los museos y la educación

Los museos son instituciones culturales que se encuentran al servicio de la sociedad y su desarrollo. Abiertos al público exhiben, conservan, investigan, comunican y adquieren la misión de orientar, enseñar y ampliar conocimientos a través de exposiciones, colecciones, actividades, eventos y una museografía integrada con el entorno.

Las sociedades de la información emergen de la implantación de las TIC en las relaciones sociales, culturales y económicas en el seno de una comunidad, y de forma más amplia, eliminando las barreras del espacio y el tiempo en ellas, facilitando la comunicación. El actual modelo educativo se nos aparece obsoleto, mientras la sociedad y los sistemas productivos avanzan, evolucionan y se adaptan a las exigencias del mercado (Martínez y Prendes, 2008, p.8). Por estos motivos, los museos deben ejercer de generadores y trasmisores de la aplicación de las nuevas tecnologías como contribución a la sociedad y elemento dinamizador entre el patrimonio que salvaguardan y sus visitantes, deben adaptar dicho desarrollo a su contenido. De este modo eliminan barreras y generan nuevos métodos educacionales que posibilitan mayores vínculos con la sociedad.

Los nuevos medios exigen modelos de enseñanza abiertos y flexibles, que se puedan adaptar a las exigencias y necesidades educativas de los usuarios (Martínez y Prendes, 2008, p.10). Los estudios de investigación que observan las aportaciones que las TIC producen en el proceso de aprendizaje, destacan que entre varias aptitudes se encuentran la motivación, la profundización y una mejor comprensión del contenido. La creatividad puede suplir la falta de recursos (Selva. 2012, p.48), estas cualidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías modifica el patrón de comportamiento de los visitantes de museos, dejan de contemplar para volverse visitantes activos y participativos. Como vemos, las TIC modifican el sistema de valores, las costumbres, e incluso llegan a modificar la percepción que se tiene del mundo y evidentemente esto repercute en la concepción y la imagen que los museos tienen como agentes sociales.

Cuando se trata directamente con los visitantes sobre su valoración en la introducción de las TIC en los espacios museísticos, la mayoría de los visitantes de los museos consideran que estas favorecen su proceso de aprendizaje y les aportan experiencias enriquecedoras. Dentro de las razones que dan  al respecto está básicamente el pensar que aprenden más fácilmente, que motiva la asistencia, dinamiza el proceso de aprendizaje, favorece la accesibilidad, es una forma en que el educador puede presentar imágenes, videos, etc, de las obras en cuestión. La adaptación educativa fundamental es bien sencilla: adaptación de la misma a las circunstancias de los individuos, es decir, hacer cierto el ideal de la educación personalizada, que conviene de modo especial a los alumnos con deficiencias. (Prendes, 1999, p.8). Por otro lado, los visitantes que consideran que las TIC son una barrera se apoyan en  que es un factor de distracción y que no todos ellos tienen las mismas facilidades para acceder y comprender estos recursos. Es cierto, no todos los visitantes tienen la misma facilidad ni capacidad de interacción, estos motivos pueden solventarse facilitando un refuerzo de recursos humanos junto a las instalaciones, ofreciendo también  métodos tradicionales y concienciando a la sociedad de que el uso de las nuevas tecnologías es una estrategia que incrementa las percepciones y favorece la interacción,  por lo que aprender su uso no es una barrera sino una ganancia.

Los museos  deben adoptar una misión centrada en el visitante y su interacción con los contenidos debe ser activa. Estas instituciones ofrecen amplias posibilidades de desarrollar experiencias y conocimientos que los centros destinados a la educación formal no pueden desempeñar. Los sistemas de aprendizaje y los métodos a emplear pueden ser muy versátiles desde los museos. Desde el museo se pueden experimentar nuevas formas de educar que es muy difícil desarrollar en ambientes formales de aprendizaje (Ferreras, 2009, p.82)

El visitante escoge, el visitante decide, el visitante participa, a no ser…que desconozca la oferta educativa existente. Por este motivo, las nuevas tecnologías a parte de funcionar como vínculo entre el proceso educativo y comunicativo de los visitantes y la institución, lo que no se puede pasar por alto es que también juegan un papel muy importante como medios de conexión y difusión.

Las instituciones museísticas deben producir proyectos educativos que trabajen desde la inclusión tecnológica, difundir sus programas y facilitar el acceso y la participación de la sociedad hacia sus recursos museográficos.

En la sociedad actual lo importante es comunicar el saber, el conocimiento y el disfrute de una experiencia. Ha cambiado el concepto de información hacia una nueva dimensión, se ha convertido en un mito, en un culto donde no solo ha pasado a ser un bien de consumo, sino también un elemento procesado y trasformado en conocimiento imprescindible en la sociedad contemporánea. (Hernández Ledesma, 2009, p.167)

Comunicar, participar…eso deben hacer los museos, ¿Cómo? Deben subirse al carro de las nuevas tecnologías, y construir ese puente de unión, en caso contrario se verá afectado su proceso de desarrollo social y su progreso institucional se verá paralizado en todos los ámbitos, y este echo retroalimentará otras brechas existentes en la institución aumentando las diferencias entre visitante y museo. Los contenidos no sólo tienen que ver con el conocimiento disponible, con las necesidades de la sociedad, sino que también han estado condicionados por los medios de comunicación disponibles en cada momento (Martínez y Prendes, 2008, p.2). Para construir dicha unión, la percepción de los museos como consecuencia  de la aplicación de las TIC debe verse modificada, replantearse  usos,  espacios,  contextos,  procesos,  estrategias de comunicación,  métodos de enseñanza-aprendizaje, etc. La museología del s.XXI debe tender hacia la accesibilidad, educación, participación, interculturalidad y la integración de la sociedad.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Comunicación, Cultura, Educación, Museos, Nuevas Tecnologías, TIC y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Contribución de las TIC a los museos y la educación

  1. Pingback: Contribución de las TIC a los museos y l...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s